Los Pandos (Cantabria) | Madrid | Zaragoza

España

Escríbenos

info@gisconect.com

Llámanos

+34 666 312 490 | 663 805 325

Conectividad Ecológica

La conectividad se define como “el grado en que el paisaje facilita o impide los movimientos y los flujos de materia, energía y especies entre distintos parches de hábitat”. Existe un amplio consenso científico en que la conectividad del territorio tiene una gran importancia en la conservación de las especies y espacios con valor natural y cultural y debe mantenerse para contrarrestar los impactos negativos de la fragmentación, la destrucción de hábitats y el cambio climático.

 

A nivel global se reconoce la necesidad de integrar dicha conectividad en la práctica de la planificación y gestión del territorio. El análisis y valoración de la conectividad es especialmente relevante en la gestión de espacios naturales protegidos, la planificación de la infraestructura verde, proyectos y gestión de infraestructuras de transporte, la planificación urbanística y en el diseño de las estrategias de restauración ecológica.

Concretamente, llevamos a cabo estudios de conectividad incluyendo variables bióticas y abióticas e integrando la información de las variables, calculamos índices de conectividad que permiten cuantificar la conectividad del área de estudio, la importancia de las áreas de hábitat y de la contribución de los parches de hábitats como elementos conectores para el mantenimiento o mejora de la conectividad del paisaje. Estos índices son una propiedad objetiva y cuantificable del paisaje, que se formaliza mediante funciones numéricas que permiten realizar estudios comparativos entre índices de conectividad actuales y los derivados de análisis de escenarios futuros, proporcionando así una medida fiable del impacto de las acciones de gestión y de las incidencias de actividades sobre la conectividad del paisaje. Los informes elaborados por Gis Conect se ilustran con una amplia colección cartográfica y proporcionan una sólida base científica, cuyo fin es facilitar la toma de decisiones en la planificación del territorio y en la propuesta de medidas que optimicen la conservación de hábitats y especies, a través de la identificación y priorización de espacios críticos para el mantenimiento y mejora de la conectividad.